La escuela femenina para agradar a hombres

Publicado: septiembre 25, 2013 en ANÁLISIS Y CORRECCIÓN
Etiquetas:

Aïda Galmés  @Aideta_riot

Hace una semana saltó en las redes sociales (para risa de algun@s y bochorno de otr@s) la noticia de la nueva escuela para practicar sexo oral en Rusia. País en el cual la falta de igualdad es evidente, por ejemplo si hablamos de parejas del mismo sexo. Pero ahora se planea abrir una sucursal en España y vuelve a ser noticia. Una noticia que ganará mayor protagonismo por “graciosa” y curiosa que por lo que realmente esconde: un ejemplo más de desigualdad entre hombre y mujeres. Así es como ha enfocado “El Mundo” esta información, con curiosidad más que con crítica. El extenso articulo empieza así: Ekaterina fija un pene de plástico sobre la mesa. Veinte chicas la escuchan en silencio, con una media sonrisa que delata complicidad y azoramiento al mismo tiempo”. No ocupan tanto espacio noticias que deberían ser más relevantes.

En primer lugar, estas clases están únicamente destinadas a mujeres, es decir, son las únicas susceptibles a crítica y a la mejora en las relaciones sexuales. No lo son por contra los hombres, que en en ningún momento son cuestionados. Como tampoco se cuestiona en la noticia el alto grado de machismo que se desprende de esta “escuela”. Esta información no busca en absoluto que hombres y mujeres cuestionen esta iniciativa (algo que deberían hacer los medios de información: informar y formar) si no que informa con tono animado y con citas y argumentos que poco tienen de igualitarios como veremos a continuación.

El periodista sigue introduciendo esta información con frases resaltadas en negrita como mantener a cualquier hombre contento, amarrado y adicto a ellas […] Juntas aprenden a hacer mejores felaciones, a disfrutar ofreciendo sexo anal o a moverse mejor en la cama.. El hecho de elegir y darle importancia a esta cita supone introducir la idea de forma más o menos implícita de que la meta de esas mujeres es dar placer y permanecer siempre al lado de un hombre. ¿Por qué no son ellos los que necesitan de forma apremiante aprender trucos de sexo oral?, ¿Por qué no alude a otras fuentes con opiniones dispares o a casos en los que los hombres sean los que tengan que aprender? Esta última pregunta tiene fácil respuesta: no existen tales escuelas destinadas a hombres, pues se presupone que ellos no lo necesitan. Además, estas clases son destinadas a la práctica para la satisfacción de los hombres, no a un mejor conocimiento de una sexualidad sana propia, o de la pareja.Muchas enseñanzas persiguen sólo despojarlas de determinados miedos o actos reflejos. La lista de asignaturas incluye una llamada “sexo anal con placer”, otra sobre “orgasmo masculino” y una misteriosa llamada “las 100 mejores técnicas de sexo” sobre la que no hay manera de obtener información”. Se pretende que ellas se familiaricen con prácticas sexuales con el objetivo de satisfacerlos a ellos, pues en ningún momento se habla de qué sienten u opinan ellas.

Informar sobre un tema relacionado con el sexo es complicado; pues para gustos colores, y tabús aparte; pero hay que tener en cuenta que la sexualidad tiene un alto componente de autoestima más allá de “fijar los penes de plástico en la pared de espejos para observarse a sí mismas mientras aprenden a arrodillarse con gracia y morbo”. Desde aquí, no criminalizamos el hecho de aprender técnicas eróticas a solas o en grupo, ni ninguna práctica sexual, pero sí cuestionamos las clases que se llevan a cabo, destinadas únicamente a parejas heterosexuales y normativas, sin tener el cuenta otros tipos de relaciones igualmente válidas. Además, cuestionamos el estilo empleado por el periodista. Se trata de un medio disponible también a menores de edad que banaliza el hecho de “dar placer no a una pareja cualquiera, sino a un hombre. Pues el hombre no es el único que ama “a través de los ojos”. Y que cobra un alto precio por estos servicios, sin preocuparse de la integridad de las mujeres, o del real trasfondo de la noticia. No analiza causas ni consecuencias, se trata de una noticia que cae en la desigualdad a pesar de querer ser moderna y rompedora.

Tal y como se expone en la última parte de la noticia, el Parlamento ruso a prohibido cualquier propaganda gay y todo lo relacionado con una sexualidad libre, posiblemente por esta razón tenga tanto éxito esta escuela. Pero no es razón para que sea la mujer la que deba “ crear un espectáculo” para el hombre. Ninguna mujer es un circo. Esto no significa ningún paso a favor de la igualdad efectiva entre ambos sexos, es más, esto es un retroceso que amenaza con llegar a España.

En conclusión, el periodista podría haber redactado la información desde otro punto de vista. Es decir, animando a hombres y mujeres a a vivir una vida sexual sana y plena en primer lugar, y en segundo, cuestionando aunque sin caer en la imparcialidad algunas prácticas ejemplificadas anteriormente. Ninguna mujer debería verse obligada a aprender tales lecciones para evitar un divorcio o una infidelidad., al igual que ninguna mujer existe con la finalidad única de dar places a un hombre, ni a realizar actos con los que no se encuentre cómoda. ¿Debemos ser las mujeres las únicas que nos esforcemos, cuando ya tenemos otras cargar que arrastrar? La noticia acaba diciendo que hay mucho que aprender”, pero desde luego no así.

Anuncios
comentarios
  1. Amparo López dice:

    Buen análisis. Poco a poco, podéis ir citando también las ideas que exponemos en teoría, artículos científicos, autores… Se trata de apoyar el análisis en lo que dicen los teóricos. ¿Qué imagen se transmite de la mujer con este tipo de noticias? Yo también cuestionaría si hace falta una escuela de estas características. Y ¿por qué se publicita una escuela de sexo para mujeres? Seguro que si fuera una escuela de cocina o un taller literario no se le daría cobertura. ¿No aparece la mujer como un objeto sexual? Hemos pasado de la mujer ama de casa a la mujer quasi-prostituta, con todos mis respetos a aquellas que consideren que han de ir a clases de sexo y con todos mis respetos a la prostitución como forma de ganarse la vida. ¿No puede haber un término medio? ¿Sólo valen los extremos?… Al margen del tratamiento informativo (parece que se informa en plan broma), creo que hemos de cuestionar si hace falta una “escuela de sexo”. Acabamos de conocer que según la OCDE, los adultos españoles están a la cola en matemáticas y comprensión lectora… Si el tiempo que dedicamos a pensar en el sexo lo dedicáramos a leer libros, otro gallo cantaría… Que quede claro que practicar sexo es maravilloso, pero también es maravilloso comerse un helado o divertirse con los amigos. ¿No está el sexo sobrevalorado?… Por otro lado, ¿por qué una “escuela de sexo” sólo para mujeres? ¿Es que los hombres son grandes maestros y las mujeres no tienen ni idea?. En fin. Prefiero dejar la noticia en anécdota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s