Clara Ribes @angelcaido89

Pocas películas de este género, como “Habitación en Roma” han logrado abrirse paso en las carteleras; la mayoría son aclamadas en festivales de cine independiente y proyectadas en las grandes pantallas en festivales de cine LGBT.

but-im-a-cheerleader“But I’m a cheerleader” es una comedia romántica, producida en 1999, que aborda desde la más absoluta sátira la terapia de reorientación sexual. El 7 de mayo de 1990, la OMS eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales; sin embargo, numerosas instituciones y “especialistas” privados han seguido sometiendo a sus pacientes a este tipo de terapias.

La película busca ser una crítica a estos comportamientos, y para ello se sirve de exageraciones en los tópicos o estereotipos (muy presentes), decoración y vestuario (ambos muy chillones y recargados). La protagonista, Megan (Natasha Lyonne), es una adolescente como otra cualquiera en su instituto, es cristiana, animadora del equipo y tiene novio. Sin embargo, su familia y amigos están obsesionados con la idea de que es lesbiana, de modo que le organizan una encerrona con un trabajador de un centro que le va a “ayudar” a solucionar “su problema”. Megan aparentemente cumple todos los “requisitos”, y es que además de ser vegetariana, guarda muchas fotos de chicas, y no le gusta besar a su novio; por lo que es obligada a asistir a un campamento llamado “El buen camino” (True Direction) donde, junto a otros chicos y chicas, que vestirán de azul y rosa respectivamente, deberá pasar una serie de pruebas hasta ser una persona “normal”.10988693_gal

A lo largo de la película se le da suma importancia a la construcción de roles de género, ya que dadas las “tendencias homosexuales”  de los protagonistas, no tienen claro el “papel del hombre y la mujer” en la sociedad; y es que en este sentido, “El buen camino” es muy estricto: las mujeres deben limpiar, cocinar y cuidar de la familia, mientras el marido arregla el coche y corta leña. Pero sobre todo, “But I’m a cheerleader” supone un desafío a la heteronormatividad, una absoluta crítica que llega incluso a ridiculizar este concepto, hasta convertir en absurdas las verdades de la sociedad heteronormativa. En el reparto destaca la actriz Clea Du Vall encarnando a Graham, una rebelde que le mostrará a Megan el auténtico buen camino.

La película es el primer largometraje de Jamie Babbit, directora también de algunos episodios de “The L Word”, “Nip/Tuck” o “Gilmore Girls”, que emprendió el proyecto después de haber leído un artículo en el cual el protagonista afirmaba que las terapias de reorientación sexual le habían destrozado. Babbit, además de crear una nueva concepción para el cine lésbico, pertenece al grupo POWER UP (Professional Organization of Women in Entertainment Reaching Up), una productora cinematográfica sin ánimo de lucro fundada en 2000 que “promueve la visibilidad e integración de las mujeres gay en las artes, entretenimiento y todos los tipos de media”.

968full-but-i'm-a-cheerleader-photoBabbit tuvo que hacer algunos cortes en la película, ya que fue clasificada para mayores de 17 años por la Motion Picture Association of America; aunque sólo consiguió que fuera autorizada en compañía de adultos. Pese a las críticas negativas que recibió de los sectores más conservadores y de quienes no entendieron que la gracia de la película residía en la exageración de los estereotipos (en todos los sentidos), fueron muchos quienes aclamaron las temáticas que aborda la comedia, como Timothy Shary, quien dijo que “la película desafía abiertamente a la homofobia y ofrece apoyo a los espectadores adolescentes gays”. Además, obtuvo el Premio del Público y el Premio Graine de Cinéphage en el Festival Internacional de Cine de Mujeres de Créteil en 2000, y fue nominada (junto con “La milla verde” y “Boys don’t cry”) para los Premios de la Political Film Society en las categorías de Derechos Humanos y Exposé.

El trailer de la película no estaba disponible en castellano, así que lo he subtitulado. La película sí que se encuentra con subtítulos.

 

Anuncios
comentarios
  1. Me ha gusta el enfoque de este artículo, aunque la película de “But I’m a cheerleader” no es santo de mi devoción. En esta línea quiero dejar un par de recomendaciones. Como película “Beyond the Hills” es muy dura, pero hace una critica bestial a los estereotipos y fanatismos de la sociedad. Es una peli rumana de 2012, que me encantó.
    Y como serie también estilo “the Lword” recomiendo “Orange is the new black” es de este mismo año sólo lleva una temporada y está arrasando en la comunidad LGTB de “medio mundo”, trata sobre las diferencias raciales y de identidad sexual en una cárcel de mujeres.
    Espero que gusten estas sugerencias.

    • Clara Ribes dice:

      Gracias Pau. La verdad es que es una peli que o te gusta mucho o nada, pero creo que trata ciertos temas que son importantes. Gracias por tus sugerencias, yo, al menos, las tendré en cuenta. Voy a ponerme a ver la serie esta noche, acabé encantada con “The L word”.
      Por cierto, ¿has visto “Better than chocolate”? También me gustó mucho.

      • La verdad es que no la he visto, pero me la apuntaré. Por último quiero hacerte una recomendación a ciegas: “La vida de Adèle” una peli francesa de este año muy sexual, que aún no he visto. He leído mucho sobre ella y la crítica la pone muy bien. Aún no he tenido tiempo de ir a verla, peor si alguien la ha visto estaría bien que comentara que tal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s