Archivos para noviembre, 2013

Laura Aguilar  @LauretaAguilarH

Hoy queremos presentaros el reportaje Miss Representation.  Esta producción se estrenó en el programa de Oprah Winfrey en noviembre de 2011 y su emisión se convirtió en toda una llamada a la acción que obtuvo respuesta inmediata en Internet. A España llegó en 2013 por La 2 de TVE y en ella han participado importantes educadores, intelectuales, periodistas y actrices apostando por un cambio radical hacia una sociedad  donde los hombres dejen de sentirse amenazados por el acceso de la mujer a ámbitos tradicionalmente masculinos.

A veces no somos conscientes del poder que los medios de comunicación ejercen sobre nosotros prácticamente desde nuestro nacimiento. En ellos, la mujer es presentada de forma irreal y superficial, concentrando el mayor número de estereotipos sexistas posibles, atribuyéndosele unos roles claramente marcados y cosificándola. Las personas más jóvenes, claramente expuestas a los medios, interiorizan sin darse cuenta estos estereotipos, censurando a quién no cumple con los patrones marcados.

La publicidad y los medios de comunicación, se sirven de la inseguridad para generar ventas. El culto a la belleza y a unos modelos de mujer totalmente irreales ayuda a los garantes del capitalismo a seguir ganando dinero, además de que contribuye fuertemente a mantener las desigualdades entre los géneros.  Además en los medios de comunicación y en otros campos relevantes de la vida pública, como la política , el número de mujeres sigue siendo extremadamente bajo  o en los peores casos, inexistente. Así, el resto no encuentra ningún modelo de referencia más allá del patrón/estereotipo que les dice que su única forma de tener poder es ser guapas y delgadas, además de convertirse en la “mujer perfecta” que los roles de género de la “feminidad moderna” marcan.

Como ya he dicho, si no se ve la representación, si no contamos con mujeres en puestos importantes, si continuamos legitimando esta imposición social de género, en que se disuade a las mujeres de acceder al poder defendiendo que el liderazgo es algo ” de hombres”, lo que están percibiendo las mujeres de toda la humanidad es que no pueden ser eso, “porque no pueden ser lo que no existe”. Asimismo, a las pocas que logran acceder a  puestos de cierta influencia, véase una senadora o una directora de informativos, se las cuestiona y se llega incluso a dudar de su cualificación sólo por el hecho de ser mujeres.

Considero que el cambio debería comenzar por empezar a crear nuestra propia visión del personaje femenino, por exigir a los medios su responsabilidad (y que estos dejaran de esconderse detrás de la “libertad de expresión” para continuar legitimando un modelo erróneo) y a los gobiernos que legislen por y para mejorar esta situación de forma real.  Debemos aportar nuestras muchas perspectivas de mujer para dejar de oír la versión masculina  de nuestra propia historia y que así todas podamos pasar a descubrir nuestro verdadero poder.

Y, como bien dice el reportaje, dejar de lado los prejuicios y  vivir según  nuestra propia visión de lo que puede ser una mujer.

Cine
Elena Sánchez // @21elenaa

¿Es sexista el cine? A las mujeres les está costando abrirse paso en ciertos terrenos de la industria cinematográfica. Algunos datos: solo el 9% de las 250 películas más taquilleras de 2012 fueron dirigidas por mujeres. En 85 años, han sido cuatro las ocasiones en que una mujer ha sido candidata al Oscar a la mejor dirección (y hubo que esperar hasta 2010 para que una mujer, Kathryn Bigelow, consiguiera la estatuilla). Eso detrás de las cámaras. Pero, ¿cómo muestra el cine al sexo femenino? En muchos casos, la mujer sigue dependiendo del hombre cuando aparece en la gran pantalla: la chica del héroe, la mujer de su amigo… Para hacer más visibles las desigualdades de género, algunos cines de Estocolmo y la televisión por cable de Suecia han empezado a aplicar de forma oficial el test de Bechdel para clasificar las películas.

Pero, ¿en qué consiste el test de Bechdel? Es una prueba muy simple cuyo origen se remonta a un cómic de 1985 de Alison Bechdel, artista y lesbiana militante. En la tira titulada The Rule, publicada dentro de los tebeos Dykes to Watch Out For (Unas bollos de cuidado en su edición española), dos personajes se plantean ir a ver una película. Una de las protagonistas comenta que no ve ninguna que no reúna tres requisitos:

– En la película tienen que aparecer al menos dos mujeres en pantalla cuyos personajes tengan nombre.

– Esas mujeres tienen que hablar entre ellas.

– El tema de conversación no puede ser un hombre.

TheBechdelTest

Tira ‘The Rule’ (‘La regla’), de Alison Bechdel.

Lo que nació casi como una broma o un juego ha terminado por convertirse en Suecia en una nueva forma de calificar las películas que ayuda a discernir si la película promueve desigualdades de género. La intención es destacar que muchas menos películas de lo que pensamos superan esta regla. Otra cuestión es si superar o no este test es realmente significativo. Para algunos críticos, su aplicación en los cines suecos puede entenderse más bien como una estrategia publicitaria. Sugen dudas como si una mujer, por muy feminista que sea, no puede disfrutar viendo películas como Drive o Pulp Fiction, que no superan esta prueba. ¿Qué problema hay en que lo haga?

Por otra parte, muchos filmes que sí aprueban el test no aportan realmente nada a la igualdad de géneros. Además, se dan paradojas como que la película por la que Kathryn Bigelow ganó el Oscar a la mejor dirección, En tierra hostil, no cumple ninguno de los tres requisitos.

Según un estudio, en las 100 películas más taquilleras de 2011, el 33% de los personajes eran femeninos, y solo el 11% eran protagonistas. Pero la cuestión no es tanto si aparecen mujeres o no. La cuestión es qué papel juegan, si se reflejan sus complejas personalidades e interesantes vidas.

Sin embargo, en ocasiones, el test de Bechdel se usa como escudo para no profundizar en los personajes femeninos: con superarlo es suficiente. Una exguionista explicaba en 2008 en su blog cómo le habían enseñado que la verdadera razón para incluir una mujer en un guion es revelar cosas sobre los personajes masculinos. “Cualquier otra finalidad que yo asignara a las mujeres era secundaria. Podía hacer lo que quisiera siempre y cuando los propósitos de las mujeres no amenazaran con distraer a la audiencia de los propósitos de los hombres”, explicaba.

El test de Bechdel ha tenido mucho eco en algunos foros. En Internet incluso existe una base de datos, The Bechdel Test Movie List, con un listado de películas valoradas en función de estos criterios. Cuando se presta atención y se repasan los títulos de algunas de las películas más taquilleras o tenidas en alta estima por la crítica sorprende la cantidad de ellas que no superan una prueba aparentemente tan sencilla. Pasamos revista a algunas de ellas:

– El señor de los anillos

Ninguna de las tres partes de la adaptación a la gran pantalla de los libros de Tolkien supera la prueba. A pesar de tener personajes femeninos relevantes, no coinciden en pantalla, por lo que es imposible que hablen entre ellas.

Anillos

– Harry Potter

Dos de las películas basadas en los libros de J.K. Rowling no pasan la prueba: Harry Potter y el cáliz de fuego y Harry Potter y las reliquias de la muerte 2. Aparecen mujeres, incluso aparecen a la vez en pantalla, pero no mantienen un diálogo entre sí.

– Avatar

Ocurre algo parecido: sí que aparecen mujeres a la vez y en alguna ocasión alguna dirige una frase a la otra, pero no mantienen una conversación real. Solo hay una excepción: una conversación entre Neytiri y su madre, pero el tema del diálogo es Jake. No sirve.

Avatar

– Ciudadano Kane

Los clásicos tampoco se libran de ser puestos a prueba. Puede ser considerada una de las mejores películas de la historia por gran parte de la crítica especializada, pero enCiudadano Kane, a pesar de haber varios personajes femeninos, solo hablan entre ellos en una ocasión y es sobre un hombre.

– La guerra de las galaxias

La trilogía original no supera el test de Bechdel. Solo hay tres personajes femeninos con nombre y en ninguna de las tres películas intercambian una palabra entre ellas. De la segunda trilogía, los episodios I y II sí que superan la prueba, pero el tercer episodio vuelve a suspender.

Leia

– La princesa prometida

Un cuento moderno… no tan moderno. Por lo menos, si nos guiamos por el test de Bechdel. En alguna ocasión aparecen dos mujeres hablando entre ellas, pero el tema de conversación es un hombre, así que… suspenso.

– La jungla de cristal

Curiosamente, la película protagonizada por Bruce Willis, todo un clásico ya del cine de acción que rezuma testosterona por los cuatro costados, sí que pasa la prueba gracias a un diálogo entre la mujer de McClane y su secretaria. La jungla de cristal 2 también aprueba. La buena racha se acaba en la tercera y cuarta partes, que no pasan el test.

– El padrino

La primera parte de El padrino, como era de esperar, no pasa la prueba. La segunda parte de la saga sí que aprueba el test con un diálogo entre Connie Corleone y su madre.

– Vértigo

Listas como la de Sight & Sound la sitúan como la mejor película de la historia. Sin embargo, el filme de Alfred Hitchcock no aprueba el test de Bechdel.

Vertigo

¿Y cómo está la situación en las películas más recientes? Entre los títulos que suenan con más fuerza para los Oscar de este año y que ya se han estrenado en España también hay varias que suspenden este test:

– Capitán Phillips

Tom Hanks encabeza el reparto de esta película dirigida por Paul Greengrass y centrada en un grupo de piratas, todos ellos hombres.

– El quinto poder

La película sobre el fundador de Wikileaks, Julian Assange, y protagonizada por Benedict Cumberbatch tampoco cumple las tres condiciones imprescindibles.

– Gravity

A pesar de estar protagonizada por una mujer, Sandra Bullock, el argumento de la película hace que sea la única mujer en pantalla, por lo que en los cines de Suecia suspendería en su nueva clasificación.

Gravity

¿Y las películas de superhéroes, tan de moda últimamente? ¿Superan el test de Bechdel?

– El caballero oscuro

Aunque, aparentemente, la película de Christopher Nolan aprueba gracias a una conversación entre la detective Ramírez y la mujer de Jim Gordon, esa charla se mantiene mientras que Ramírez está siendo apuntada por un arma, por lo que no se puede considerar una conversación real entre dos mujeres. El caballero oscuro: la leyenda renacetampoco pasa la prueba.

– Iron Man

La primera parte de la saga de películas protagonizadas por Robert Downey Jr. no pasaba la prueba, ya que, aunque hay una conversación entre dos mujeres, es sobre un hombre. Las dos partes siguientes pasarían la prueba, pero con dudas, ya que solo pequeñas partes de los diálogos que tienen los personajes femeninos son sobre otros temas que no sean hombres.

– Los vengadores

Las mujeres que aparecen en esta película no hablan entre ellas en ningún momento, así que no consigue satisfacer dos de las tres reglas básicas para pasar el test de Bechdel.

– Thor

En las dos películas centradas en el dios Thor hay mujeres que coinciden en pantalla y que hablan entre ellas sobre temas que no tienen que ver con los hombres. Aprobado con nota.

Artículo extraído del blog “Mujeres” de Elpais.com – Leélo aquí

Típicos tópicos en anuncios de TV

Publicado: noviembre 20, 2013 en OPINIÓN

Elena Sánchez // @21elenaa

“Volvemos en 5 minutos…”. 5 minutos son suficientes para encontrarnos con al menos un anuncio sexista en televisión. El fomento de tópicos, o no tan tópicos, machistas con la conseguiente denigración de la mujer son habituales en la publicidad de hoy en día.

tom-ford-for-men-1-1440x900-fashion-wallpaper

Actualmente son los medios de comunicación y las agencias publicitarias las que se controlan a sí mismas. Visto lo visto, parece ser que la autorregulación no es la solución idónea. Hay que pensar que estas decisiones de emitir o no tal anuncio, las toman empresas de comunicación cuyo fin último es ganar dinero con ellos; a esto hay que añadir que los hombres (directivos y presidentes de tales empresas) son los que toman generalmente estas decisiones por ocupar estos altos cargos en su mayoría.

Según la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres (artículo 39) “todos los medios de comunicación respetarán la igualdad entre mujeres y hombres, evitando cualquier forma de discriminación”. Vale, por lo menos la ley lo contempla, pero ¿se cumple? ¿en serio este anuncio respeta de manera igualitaria a la mujer y no la discrimina?

 

Al margen de que venden a los hombres un desodorante como el “milagro” que atraerá a una manada de sumisas mujeres que no querrán despegarse de su lado, ¿qué imagen estamos dando a los niños y adolescentes? El anuncio presenta de manera ilícita y estereotipada a la mujer, a parte de servirse de su cuerpo como objeto. Querramos o no, los anuncios “educan” a las futuras generaciones de adultos y marcan una imagen social de los comportamientos que los jóvenes adoptarán. Presentar a la mujer de manera vejatoria y al hombre con comportamientos estereotipados no ayuda a que una sociedad progrese y actúe de forma igualitaria.

Vamos con el siguiente.

Como todos sabemos es totalmente necesario que un hombre conozca lo fácil que es colocarse un tampón. Y para el que aún no lo sepa, la actriz Amaia Salamanca se lo explica en menos de 30 segundos.

Los anuncios destinados al público femenino son los que más suelen deformar la imagen de la mujer. Compresas, tampones, lubricantes vaginales son algunos de los productos que se publicitan en el medio audiovisual poniendo la figura de la mujer por debajo del hombre y dejando en evidencia la debilidad de ésta en “esos días del mes”.

Para los más escépticos, que aún sigan pensando que los anuncios como los de desodorantes para hombres y tampones deben enfrentar la figura masculina vs. Femenina, a continuación mostramos un spot publicitario de alimentación.

Juzguen ustedes mismos.

A lo mejor no se han dado cuenta, pero este tipo de spots suelen verlos y están dirigidos a niños y jóvenes que consumen bollería industrial a menudo. ¿Creen que una barrita de chocolate con vida propia que “late y se mueve” en el bolsillo del pantalón de un chico, justo al lado de su pene es inocente? Y no sólo eso. La chica le pregunta: “¿Y eso?” refiriéndose al bulto que se mueve entre sus piernas, a lo que él responde: “Bueno… por si te apetece comer algo”. Para rematar el anuncio, la barrita le felicita con un animoso “Qué crack tio, qué crack”.

Realmente consideramos denigrante este tipo de anuncios que dejan a la mujer como una “vulgar tontita” frente al “fortachón y héroe” chico.

Y es que, desgraciadamente estos son sólo 3 de los numerosos casos publicitarios que fomentan la desigualdad de sexos. ¿Quieren que sigan apareciendo en TV?

Laura Aguilar  @LauretaAguilarH
 
Los adolescentes replican los patrones machistas que pueden conducir a situaciones de violencia.
 Las redes y el móvil facilitan las situaciones de control.
 
 Un 21% de los adolescentes españoles está de acuerdo con la afirmación de que los hombres no deben llorar. Uno de cada cinco cree que está bien que los chicos salgan con muchas chicas, pero no al revés. El 12,8% no considera maltrato amenazar —o recibir amenazas— en caso de que su pareja quiera romper la relación. El sexismo y los estereotipos de género perviven entre los adolescentes españoles. Y el retrato robot de cómo son y cómo viven sus relaciones muestra que, además, no son conscientes de ello. Conocen el discurso y la información sobre violencia de género, pero no la trasladan a su vida. La radiografía es llamativa: el 4% de las adolescentes de entre 14 y 19 años han sido agredidas por el chico con el que salen o salían; y casi una de cada cuatro confiesa que su novio o exnovio las controla hasta el punto de fiscalizar con quién hablan o como visten. Control, relatan, a golpe de Tuenti y WhatsApp.

Continuar leyendo.

1384895182_866639_1384895240_noticia_normal

Aïda Galmés // @aideta_riot

… o cómo no informar sobre violencia de género según la televisión de Castilla- La Mancha.

“Con una picadora como la que están viendo en sus pantalla. El carnicero de Cifuentes trituró las extremidades de su pareja después de descuartizarla. […] Es la truculenta historia de este carnicero asesino del que cada vez se conocen más detalles y más espeluznantes aún. Van a conocer estos detalles y van a poder ver el material completo con el que trabaja un carnicero“. Todo esto acompañado de un agradable sonido ambiente de picadora de carne. Así empieza una de las noticias que quedará para la posteridad entre las de más mal gusto. Os ponemos en contexto: este asesinato eleva a 40 el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año. El asesinato se dio a conocer el pasado mes de octubre en la localidad de Cifuentes, Guadalajara. Aunque la mujer llevaba tiempo desaparecida.

La imagen menos apropiada para acompañar a una noticia sobre violencia machista

La imagen menos apropiada para acompañar a una noticia sobre violencia machista

Utilizan máquinas para cortar huesos para el cocido. O esta otra para triturar las piezas para preparar la carne picada. […] En resumen herramientas para facilitar su  trabajo y atender al cliente en el menos tiempo posible”. Las imágenes que acompañan a la noticia no tienen desperdicio: cuchillos afilados y carne picada bien roja. La persona que escribió esta noticia ha patinado. A no ser que se diese un golpe en la cabeza y pensase que estaba haciendo una especie de reportaje sobre despiece de carne, no entiendo la intención de esta “información”. ¿Morbo, espectáculo?. No lo se, no hay por dónde cogerla.

El Comité de Empresa de Radio Televisión Castilla-La Mancha denuncia el tratamiento informartivo amarillista, humillante, hiriente, macabro y desagradable que la cadena está dando a las noticias sobre el crimen ocurrido en la localidad de Cifuentes (Guadalajara), en el que un hombre mató y descuartizó a su mujer.

El colmo de esta actitud ha sido empezar el informativo El Mirador de Castilla -La Mancha, a las 20:00 horas del 11 de noviembre con unas imágenes de carne picada y acompañar la noticia sobre las novedades del caso con una supuesta información en la que se detaballan los cuchillos e instrumentos de corte que utiliza un carnicero (profesión del asesino confeso).

Ni entendemos ni mucho menos compartimos el criterio con el que esta noticia se ha incorporado a la escaleta del espacio informativo.

Este es el resultado de poner en manos de personas que no son profesionales, la televisión de todos. Gente sin ética ni dignidad periodística y que así lo demuestra día a día, gente que piensa que en televisión vale todo como Pilar Labrador, persona a quién se le “ocurrió la pieza”, o la actual editora de la tarde Almudena Collado, que la encargó a través de la corrodinadora de Sociedad Marta Valdivieso, al amparo del Director de Informativos José Eduardo Medina, pero todos bajo la única dirección y máximo responsable que es el director de RTVCM Nacho Villa“.

Podéis leer el manifiesto íntegro aquí.

Puede que los trabajadores y trabajadoras de la cadena no sean profesionales titulados en Periodismo, pero… ¿tan faltos están en sentido común?. En serio, es de tener pocas luces.

El PSOE e IU, ha pedido a Cospedal el cese de Nacho Villa (director de RTVCM), aunque según él esta “labor de sensibilidad social de la gravedad” era “la mejor manera pedagógica” de explicar la lacra que supone la violencia machista. “No hay nada que rectificar, no existe ningún error, es impecable la información” concluye.

No hemos encontrado el vídeo, pero El Intermedio del pasado día 14 sí mostró la inoportuna pieza que de informativa no tiene absolutamente nada. A partir del minuto 31 podréis ver “la noticia” aquí, o el ejemplo de lo que JAMÁS hay que hacer.

Os dejamos recomendaciones sobre la forma correcta de tratar estas informaciones:

http://www.comisiondequejas.com/Otras_Normas/Recomendaciones/Relacion/Violencia_genero.pdf

http://www.cac.cat/pfw_files/cma/actuacions/Autorregulacio/Recomanacions_viol_ncia_masclista_es.pdf

http://manualdeestilo.rtve.es/cuestiones-sensibles/5-5-tratamiento-de-la-violencia-contra-las-mujeres/

http://www.publico.es/espana/39014/publico-se-compromete-decalogo-para-informar-sobre-violencia-de-genero

Solo podemos decir, que esto es tan bizarro que parece de mentira.

¿Qué significa ser mujer?, ¿cómo se construye ese rol?…
Esperamos que con este vídeo os quede claro como se construye socialmente esa imagen de mujer perfecta.

Aïda Galmés // @aideta_riot

Hoy no escribimos nosotras en la sección de OPINIÓN de nuestro blog. Hoy cedemos este espacio a una reflexión que hace una socia del periódico La Marea (periodismo diferente, independiente y comprometido). Amparo Ariño es profesora de Filosofía en la Universidad de Valencia y experta en Sarte y Simone de Beauvoir.

Podéis leer su interesante artículo de opinión completo aquí.

La autora sostiene sus argumentos desde un punto de partida concreto: “alienación del propio cuerpo que sufre la mujer por el hecho de serlo. Es decir, la que sufre exclusivamente por ser mujer. Se trata por tanto de una situación específicamente femenina”. Se plantea entonces, si el cuerpo de la mujer deja de ser una persona para ser simplemente eso: un objeto o cosa, ¿a quién pertenece?, ¿quién decide sobre ese cuerpo?, ¿qué derecho tiene?. “Pero las cosas no son personas, no son sujetos. Las cosas no tienen derechos. Por eso los derechos de las mujeres, aun allí donde son reconocidos formalmente, no son respetados de hecho“.

Este proceso de cosificación no se sostiene por sí solo. Amparo Ariño aporta pruebas. En primer lugar “a la mujer se la ha venido identificando con su  cuerpo” y su capacidad de reproducirse principalmente. En una sociedad capitalista, esto se evidencia aún más vendiendo a las mujeres productos o artículos que han de tener para conseguir el aspecto perfecto y el estatus ideal. Además, para vender estos artículos se emplean cuerpos perfectos de mujeres, con medidas dentro de los cánones de belleza. Para vender productos a los hombres, también es efectiva la figura de una mujer. “Una imagen modelada según el patrón del gusto masculino, de su deseo:  mujer joven, de rasgos agraciados, a veces perfectos, en la que se combinan  esbeltez y exuberancia. Una imagen mejorada artificialmente en ocasiones con las técnicas del Photoshop“. ¿Alguien puede negarnos que la publicidad sigue siendo sexista?

 

airbag1

 

“Lo cierto es que esta concepción de la mujer no siempre se hace explícita, al menos en la cultura occidental, aunque sí en los dogmas y creencias religiosas, incluso en los códigos sociales de ciertas culturas. Pero cuando analizamos cuál es la situación en general de la mujer,  la idea subyacente de mujer-cosa sí se hace patente”. La autora expone aquí como en las sociedad occidentales esos “micro-machismos” o comportamientos que perpetúan simplemente se van aceptando, en vez de evidenciarlos y luchar contra ellos. Se da por sentado cómo debemos ser las mujeres y qué roles tomar.

El cuerpo de la mujer, como de hecho no le pertenece a ella misma, debe ser una cosa moldeable“. Moldeable de acuerdo con las modas y gustos de quién posee ese cuerpo. no es ella la que decide en qué momento se siente bien con ese cuerpo, que deja de ser completamente suyo para estar influido por agentes externos. Sin embargo, este objeto maleable no únicamente es manipulado en su envoltura, también en su interior: “como denunciaba Simone de Beauvoir en El segundo sexo, aunque variable en sus formas, esta imagen suele estar vinculada a la sumisión“. Ser mujer no solamente es tener la capacidad de parir, la capacidad de gustar y el deseo de conseguir un 90-60-90. Ser mujer también es actuar en consecuencia. Adquirir hábitos, demostrarlo a través de un cuerpo agradable. Este conjunto de estereotipos son los que crean en última instancia a la mujer. Una mujer más masculina ya no nos vale. Por lo que entraríamos ya en cuestiones referentes al transgénero. Pero si las mujeres estamos en desigualdad, nos podemos hacer una idea de como son tratadas otras opciones sexuales o de género… La decisión sobre esos cuerpos suele empezar desde el nacimiento del bebé, acentuándose conforme van tomando consciencia de quiénes desean ser. Cuestionando y condicionando. Incluso invisibilizando.

Las normas de juego son las que marca el heteropatriarcado. Por ejemplo: “Para asegurarse ese disfrute instituye un modo de derecho de posesión, el  llamado “débito conyugal”, y lo garantiza con el amparo de la institución matrimonial. Pero el acceso a la mujer como cosa sexualmente deseada puede lograrlo también el varón mediante las transacciones comerciales en las que consiste la prostitución“, “se las explota económicamente, muchas veces son otros, en general hombres, quienes se lucran de ese comercio. Y los clientes que utilizan sus servicios no desconocen estas circunstancias. Pero la prostitución se justifica y se pretende que sea inevitable“. Ahora podrían decir: “también existe prostitución masculina“. Muy bien, pero ¿es acaso igual de común ver una prostituta a un prostituto?, ¿hay el mismo número de hombres dedicados a este “oficio” como mujeres?, ¿demandan las mujeres los servicios sexuales de hombres de la misma forma?, ?quién hay detrás de las mujeres obligadas a prostituirse (que por cierto son la mayoría)?.

Otra evidencia clara para la autora de la cosificación del cuerpo de la mujer es la violencia que se ejerce sobre este: “no hay verdadero rechazo social del maltratador, no se le aísla . En muchos casos ni siquiera se le aleja  suficientemente de la víctima. Eso sí, en caso de resultado de muerte,  se aplaude al paso del féretro y, a veces, hasta se guarda un minuto de silencio“. Pero no toda violencia es explícita, como decíamos antes, los medios de comunicación son violencia, las decisiones del Estado son violencia, un trato preferente, sutil y continuado a los hombres frente a las mujeres es al fin y al cabo también violencia. Son comportamientos que violentan a las mujeres que chocan de frente con situaciones que no comprenden. Con situaciones que no suelen vivir los hombres. Por esta razón muchos negarán la existencia de esta violencia.

Porque, repito por enésima vez, su cuerpo no es suyo. Puede aducirse que estos castigos y  estas situaciones  se dan en culturas aparentemente muy distintas a la nuestra pero, en realidad, lo que a estas subyace es un concepto de mujer que es esencialmente universal: la mujer es objeto y no sujeto de pleno derecho, por eso, en realidad, su cuerpo no le pertenece y no se le reconoce derecho a decir libremente sobre él: ni sobre su sexualidad, ni sobre su aspecto,  ni sobre sus actos. Ni siquiera su vida le pertenece. Cuando escribo este texto (14 noviembre 2013) ya han sido asesinadas 62 mujeres en España, en lo que va de año, víctimas de crímenes de género“.

Es una lástima que se nieguen estas condiciones desiguales entre hombres y mujeres. Que se obvien y se antepongan excusas facilonas. Pero para aquel que se cree en posesión de la verdad, será difícil hacerle ver otra perspectiva. Este artículo expone razones, que quizá ya conocemos, pero que conviene recordar. Argumentos y ejemplos simples, en un contexto en el que las mujeres no queremos perder el derecho al aborto que tanto ha costado de ganar y que si se nos es arrebatado, regresaremos a la época franquista. Así como tampoco queremos perder nada más. Solo podemos ganar.

Nuestro cuerpo nos pertenece, seamos jóvenes o mayores. Hombres o mujeres. Las dos cosas, o ninguna.

muj